Archivo de la etiqueta: A fuego lento

A fuego lento (Paula Hawkins)

Desde que leí la primera novela de Paula Hawkins, La chica del tren, me aficioné al estilo de esta autora y deseaba hacerme con su último libro, A fuego lento, (A Slow Fire Burning). Tras su lectura, ratifico mi devoción literaria por esta autora, que nos sumerge en una nueva historia con unos personajes alejados de clichés.

Sinopsis

El descubrimiento del cuerpo de un joven asesinado brutalmente en una casa flotante de Londres desencadena sospechas sobre tres mujeres. Laura es la chica conflictiva que quedó con la víctima la noche en que murió; Carla, aún de luto por la muerte de un familiar, es la tía del joven, y Miriam es la indiscreta vecina que oculta información sobre el caso a la policía. Tres mujeres que no se conocen, pero que tienen distintas conexiones con la víctima. Tres mujeres que, por diferentes razones, viven con resentimiento y que, consciente o inconscientemente, esperan el momento de reparar el daño que se les ha hecho.

Mi opinión

Una vez finalizada la obra he releído esa pequeña reflexión que realiza sobre el título de la obra, A fuego lento, y que se refiere al proceso por el cual el papel se vuelve quebradizo con el tiempo a causa de la acidificación. El ácido que produce el papel, contiene las semillas de su propia destrucción en las fibras que lo forman. Este slow fire lo asemeja a los sentimientos que albergan los personajes de la obra y que con el tiempo provocan su destrucción: el amor, la necesidad de venganza, de pasar página y es este punto clave el que explica los personajes, el runrún que los carcome, ya sea la autoestima, la vitalidad, la esperanza o la ilusión.

De este modo, aunque el misterio gire alrededor del asesinato de Daniel Shutherland, no funciona como una novela de suspense al uso, sino que se centra más en las emociones y sentimientos de los personajes, que cobran vida y, a pesar de que se lea rápido -gracias a sus capítulos cortos y su prosa sencilla y directa-, se desdibuja el argumento principal. Así, me he inmerso en la vida de cada uno de los personajes, que humaniza al desmenuzar con detalle y, sorprendentemente, todos hablan de culpa, aunque la mayoría echan balones fuera a la hora de afrontarla y culpan al alcohol, a la enfermedad, a un hecho traumático del pasado… Ha nombrado tantísimas veces la palabra culpa que he llegado a pensar que debería haber cambiado el título por este otro.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Best-sellers, Intriga, Narrativa