Sé lo que estás pensando (John Verdon)

Desde hacía tiempo tenía pendiente la lectura de Sé lo que estás pensando (Think of a number), la primera novela de la serie del inspector Dave Gurney, escrita por el director creativo y escritor John Verdon, y, después de una larga espera, por fin he podido hacerme con un ejemplar.

Argumento

Un hombre recibe una carta que le urge a pensar en un número, cualquiera. Cuando abre el pequeño sobre que acompaña al texto, siguiendo las instrucciones que figuran en la propia carta, se da cuenta de que el número allí escrito es exactamente en el que había pensado.

David Gurney, un policía que después de 25 años de servicio se ha retirado al norte del Estado de Nueva York con su esposa, se verá involucrado en el caso cuando un conocido, el que ha recibido la carta, le pide ayuda para encontrar a su autor con urgencia. Pero lo que en principio parecía poco más que un chantaje se ha acabado convirtiendo en un caso de asesinato que además guarda relación con otros sucedidos en el pasado.

Gurney deberá desentrañar el misterio de cómo este criminal parece capaz de leer la mente de sus víctimas en primer lugar, para poder llegar a establecer el patrón que le permita atraparlo.

Mi opinión

Los grandes números ensangrentados de la portada de Sé lo que estás pensando, atrajeron mi atención y tras leer este argumento cautivador ha sido difícil resistirse ante tan atractivas expectativas que, he de añadir, no me han defraudado. Es más, este libro me ha parecido mejor que No abras los ojos.

Sé lo que estás pensando es un thriller policial, estructurado en tres partes, divididas a su vez en capítulos, hasta 53. El hilo conductor de todos ellos es un asesino en serie, meticuloso y audaz que siembra el caos por diferentes ciudades (Delaware, Bronx, Massachusetts), y el policía retirado David Gurney será requerido por un viejo compañero de la facultad, Mark Mellery, para desentrañar quién es el misterioso remitente que se esconde tras las cartas amenazadoras.

Los personajes son variados: David Gurney (protagonista y policía retirado de 47 años -aquí me parece que hay una contradicción en cuanto al otro libro-, su esposa Madelaine, Sonya Reynolds (la profesora y dueña de una galería de arte), Mark Mellery (antiguo compañero de facultad y director de un centro de retiro espiritual para gente adinerada), el capitán Rod Rodríguez, los inspectores: Jack Hardwick, John Nardo, Randy Clamm, Mike Gowacki, Sheridan Kline (fiscal de grandes aspiraciones políticas), su asistente Stimmel, y Greg Dernott (el propietario del apartado postal donde llegan los cheques).

La novela es de suspense pausado, con un comienzo bastante lento en el que siembra la semilla de la duda y el interés. Poco a poco va desarrollando la trama con rapidez. Lo que diferencia esta novela del resto de novelas policíacas es que desarrolla la vida del protagonista en paralelo a la investigación, sin dejar de lado su vida personal, con esa espinita que tiene clavada con la muerte del hijo, que no se sabe muy bien hasta el final, los recelos de la mujer, tanto por esa profesora Sonya, como por el trabajo de su marido.

La trama me ha parecido original, sin embargo, la resolución de la predicción del número 658 me ha resultado poco verosímil. No obstante, el resto del libro me ha gustado y me he pasado la mitad del tiempo tratando de averiguar quién sería el sospechoso, sin acierto.

Si hay un tema que se repite, recayendo sobre la mayor parte de los personajes, es la culpabilidad y el remordimiento. En el protagonista por la muerte de su hijo, al que dejó de lado por el trabajo y ese sentimiento de rencor velado que recae sobre su mujer. A las víctimas por ese pasado turbio y abrumador, que son incapaces de recordar y a las partes implicadas en el desencadenante de las muertes, por su parte de culpa.

Las confrontaciones personales que más nos inquietan, aquellas de las que no podemos desprendernos, son en las que desempeñamos un papel que no estamos dispuesto a reconocer. Por eso el dolor dura, porque nos negamos a mirar su fuente. No podemos separarnos, porque nos negamos a mirar al punto de vinculación”.

“El peor dolor en nuestras vidas procede de los errores que nos negamos a reconocer: cosas que hemos hecho que están tan en desarmonía con quienes somos que no podemos contemplarlas. Nos convertimos en dos personas en una sola piel, dos personas que no se soportan. El mentiroso y la persona que desprecia a los mentirosos. El ladrón y la persona que desprecia a los ladrones. No hay dolor como el dolor de esa batalla, que arde bajo el nivel de conciencia. Salimos corriendo para huir, pero corre con nosotros. Allá donde vayamos, la batalla nos acompaña”.

Para finalizar, he escogido una cita sencilla y escueta en la que nos muestra que todos nuestros actos tienen consecuencias y no  siempre podemos predecir, ni por supuesto controlar.

“A veces las elecciones tienen consecuencias que no preveemos”

Novela: Sé lo que estás pensando
Autor: John Verdon
Categoría: Thriller / Suspense / Policíaca
Recomendación: Para amantes de la novela policíaca.

Deja un comentario

Archivado bajo Best-sellers, Novela Negra, Policiaca, Thriller

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.