El despertador no es gratis

Entre los beneficios de tener un animal de compañía está la función de despertador. Sí, pero no es gratis y ahora os explicaré por qué.

Todas las mañanas realizo la misma rutina nada más levantarme: acudo al dormitorio de mi hijo con intención de despertarlo, pero no hay manera de lograr mi objetivo a la primera, así que levanto la persiana y le destapo . Mientras le dejo que se vaya desperezando me voy a la ducha. Sin embargo, cuando salgo y abro la puerta lo suficiente compruebo que él aún permanece en la cama en brazos de Morfeo.

-Luisete -grito a través de la puerta entreabierta-. Arriba, que no llegamos.

No hay respuesta. Entonces, ha llegado el plan B. Es el turno del perro.

-Peluche -le llamo, buscándole con la mirada-, ¿dónde estás?

El se desliza por debajo de la cama y como si fuera un ritual, estira lentamente las patitas delanteras y después las traseras para observarme con aire soñoliento.

-Ve a despertar a Luisete -le ordeno.

Él se sienta sobre sus patas traseras y gira la cabeza en dirección al cuarto del niño en cuanto oye su nombre, si bien no aparenta tener ninguna intención de moverse del sitio.

-Vamos, ve a despertarlo -le azuzo con una mano. Él me mira con esos ojillos e insisto indicándole el cuarto de mi hijo-. Despierta a Luisete.

El perro vuelve la vista nuevamente hacia el dormitorio del niño y, aún sentado sobre sus patas traseras, comienza a gemir.

-Así, no -le indico desde la puerta del baño-. Ve a su habitación.

Él me vuelve a mirar y ahora sus ojos están abiertos como platos.

Imagen de Pixabay

-Está bien -accedo de mala gana-. Te daré una chuche -él levanta sus orejas y me mira como si fuera a comprobar que es cierto lo que le he dicho-. Sí, te daré una chuche -repito-. Pero corre a despertar a Luisete, que llegamos tarde.

La orden no se hace esperar. El Peluche sale disparado hacia la habitación de Luisete y al poco le oigo decir a éste último:

-Mamá, ya estoy despierto. Le he acariciado.

-Muy bien chicos -respondo al tiempo que el perro regresa a la carrera completamente despabilado, mirándome ansioso con la lengua colgando  a la espera de su compensación-: Ya te vale, Peluche. Ya te vale. Eres un chantajista.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Diario de a bordo, Humor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s