Conversaciones con mi hijo II

Entre los regalos que ha recibido mi hijo estas Navidades hay unos auriculares. Como estamos en la etapa del “mío, mío” y “hay que compartir”, traté de convencerlo para que me los dejara usar:

– Me los dejas, porfa -le dije.
– No mamá -me contestó muy serio-.
– ¿Por qué no? -insistí.
– A ti no te valen -repuso muy serio.
– Claro que me valen.
– No, eres muy grande.
– Pero mi cabeza es pequeñita, como la tuya -dije siguiéndole la corriente
– No mamá -dijo y señalándome con una mano de arriba a abajo, continuó: – Mira tu cuerpo.

Sin palabras

La siguiente conversación tuvo lugar en casa de los abuelos de Luisete. Había ido solo al servicio, así que salí detrás de él para cerciorarme de que no realizaba ninguna de sus travesuras. Pero cuando llegué ya era demasiado tarde. Había estado jugando con el rollo de papel higiénico y se le había caído al inodoro.

– Mira lo que has hecho -le reproché, mostrando mi cara de enfado-. Ya verás cuando se entere la abuela -le amenacé.

Él muy serio, bajó la voz y se acercó el dedo índice a los labios al tiempo que decía apenas en un susurro:

– No se lo vamos a decir.
– Si, hombre.
– No -repitió nuevamente, para añadir susurrando-. Nos vamos a ir corriendo.

Como veis, el pequeño Luisete apunta maneras…

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Humor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s