El Salón de Ámbar (Matilde Asensi)

La entrega de La Cámara de Ámbar por parte del rey prusiano Federico Guillermo I al zar ruso Pedro I el Grande, dio pie a la primera novela de Matilde Asensi, El Salón de Ámbar.

Buscando un libro corto, pero a la vez entretenido, tropecé con esta historia que seduce por ser narrada en primera persona por los malos.

La trama gira en torno a un grupo de expertos en antigüedades, que se dedica al tráfico de obras de arte y que se denomina a sí mismo el Grupo de Ajedrez. A las órdenes del Rey (Roi, el fundador y el cerebro de todas las operaciones), se reúnen el peón (la protagonista, Ana María Galdeano que heredó de su padre, no sólo la tienda de antigüedades, sino también, su participación en el Grupo), el alfil (Laufer, el hacker informático), el caballo (Cavalo, el experto joyero y relojero que heredó el puesto de su padre), la torre (Rook, el ejecutivo inglés encargado de blanquear el dinero) y la Reina (Donna, la experta restauradora y falsificadora de obras de arte).

Este grupo singular, cuyos miembros no se conocen en persona, recibe el encargo del robo de una pintura de Krylov. El trabajo es sencillo, pero pronto descubrirán que detrás de ese encargo se esconde un tesoro de inmensas proporciones, el misterio de la ubicación del Salón de Ámbar. En este proyecto se involucrará la protagonista y el relojero, Cavalo, manteniendo siempre presenten la advertencia de Roi:

“Recuerden que atrapar al Grupo de Ajedrez es el sueño dorado de cualquier miembro de la Interpol. Y no lo olviden: la máxima seguridad es la máxima ventaja. Si alguno cae, caemos todos”.

Personalmente, me ha llamado la atención por la mención de diversos personajes y hechos históricos que me han transportado de nuevo al pasado, como el auge que tuvo el grupo de música Jarabe de Palo, o las elecciones en Alemania (Schroeder contra Kohl), la mención del antiguo mandatario ruso, Boris Yeltsin, y, por último, la elección de Weimar como capital Europea de la Cultura.

Por otro lado, me ha desilusionado bastante el final, pues da pie a una continuación que hasta el momento no se ha producido. Motivo por el cual la novela deja un mal sabor de boca.

 Finalmente, me he decantado por la siguiente frase:

“…pero si la edad sirve para algo es, precisamente, para no perder la compostura“.

Novela: El Salón de Ámbar

Autor: Matilde Asensi

Categoría: Aventuras

Recomendación: Novela entretenida, aunque en ocasiones previsible, es de fácil lectura que resulta perfecta cuando el tiempo escasea.

Post Scriptum: La novela está basada en un hecho histórico, la entrega de la Cámara de Ámbar por parte del rey prusiano, Federico Guillermo I, al zar ruso, Pedro I el Grande y cuyo fin primordial consistía en estrechar las relaciones diplomáticas entre ambas nacionesEsta Cámara fue instalada en una de las salas del palacio de Catalina, Tsárskoye Seló, más conocido como La Villa de los Zares, en San Petersburgo.

Durante la invasión por las tropas nazis durante la II Guerra Mundial, fue desvalijada y llevada a Alemania, al castillo de Konigsberg, en 1941. Aunque han aparecido mosaicos, hasta la fecha se barajan un sinnúmero de rumores acerca del paradero del resto de piezas, muebles y accesorios labrados en ámbar.

En el año 2003, en la conmemoración del tricentésimo aniversario de San Petersburgo, se inauguró la reconstrucción de la Cámara por los presidentes de Rusia y Alemania (Vladímir Putin y Gerhard Schröder).

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Humor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s