Poderoso Caballero es Don Dinero

A nuestras espaldas arrastramos una pesada carga, una acuciante crisis financiera que nos sumerge poco a poco en una imparable recesión económica. Nos deslizamos en unas arenas movedizas de las que, a estas alturas, resulta difícil salir sin ayuda.

En estos momentos difíciles, escuchar las débiles, pero nítidas palabras “creación de empleo“, nos recuerdan a un oasis en pleno desierto. ¿Es un espejismo? ¿Un sueño, o esto es real?

Es un hada madrina surgido de la nada y disfrado de ilusionista, hablando de creación de más de 200 mil puestos de trabajo en nuestro país, quien ha dado el pistoletazo de salida a una disputada competición entre municipios y comunidades autónomas, cuyos representantes se frotan con insistencia las manos al tiempo que se relamen ante semejante pastel.

Por lo pronto me pregunto: ¿Será cierto o es todo producto de la imaginación? El hada madrina de este cuento es un magnate americano, Sheldon Aldelson, que ha fijado su vista en España para crear un macrocomplejo de ocio llamado EuroVegas. Como hombre de negocios que es, impone unas condiciones: permitir unas normas laxas en cuanto a la prohibición de entrada a menores, o incluso la permisividad en cuanto al consumo de tabaco en espacios públicos cerrados.

Estas supuestas concesiones son minucias comparadas con otras exigencias tales como eludir al fisco, o hacer la vista gorda a la normativa referente a la Prevención de Blanqueo de Capitales y Bloqueo de la Financiación del Terrorismo. Sí, nimiedades, ¿no creéis?.

Además, ¿cederíamos un terreno público por la face? No, respecto a esta información sólo espero que haya sido un rumor maligno salido de labios de la oposición. Mi mente ingenua se resiste a creer que el poder del dinero pase sobrevolando por encima de las leyes españolas y europeas, de la moral, de la ética y del sentido común.

Pensaréis que no estoy a favor de dar un giro a esta crisis, o que reniego de los casinos. Todo lo contrario. Como española desempleada que soy estoy deseando ver un rayo de luz en este sombrío futuro. Además, me encantan los casinos, la ruleta, las luces de colores, el sonido de las monedas de las máquinas tragaperras al caer, y la música que aflora de los casinos. Todo ese ambiente mágico que parece vivir en una feria continua me apasiona. Pero no creo que ceder ante las exigencias de Don Dinero sea lo más adecuado para salir de la crisis.

Desde luego, todo en esta vida tiene un precio. La pregunta idónea es: ¿estamos dispuestos a pagarlo? ¿Seremos como el caganer del Belén? Yo no lo quiero creer.

Sin embargo, en mi mente no dejan de resonar las palabras de Francisco de Quevedo: Poderoso Caballero es Don Dinero.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Diario de a bordo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s