Descargando la locura

La locura se puede mostrar de infinidad de formas, sin preaviso o incluso, de manera premeditada, como hemos llegado a comprobar en los noticieros, en los que una masacre originada en un colegio ha sido planeada por un joven solitario y retraído que lo ha calculado previamente al detalle, dejando grabadas sus intenciones o, por escrito (los que no utilizan las ventajas de las nuevas tecnologías).

Para capear las innumerables venas locas que todos sufrimos en determinadas ocasiones, se han inventado diferentes y variopintas tácticas. Gritar al volante es una de ellas, otras más saludables son acudir periódicamente al gimnasio o practicar algún deporte al aire libre. Cualquier fórmula es buena con tal de desapegarnos de esa mala energía que nos invade de vez en cuando.

Personalmente, la forma que he encontrado para desahogar esa locura es la de expresar por escrito todo lo que me acontece en clave de humor ¿Qué mejor calmante puede haber? Aliviar las frustraciones bromeando, consigo mantenerme en el punto de equilibrio y aparentar lucidez, restando importancia a todos los desafortunados acontecimientos que me adolecen. Y que, en determinados momentos, me hacen rayar en la demencia. 

Escribir resulta ser uno de los analgésicos más efectivos que haya conocido hasta el momento. No creo que sea la única,  dado que últimamente he descubierto, entre perpleja y horrorizada, cómo se publican cada día películas disparatadas con ideas que resultan acariciar el límite de la enajenación mental. Posiblemente el guión haya sido el paliativo del artífice de tanta crueldad y horror. Siendo películas de lo más explícitas e innecesariamente descriptivas. Cruentas secuencias de imágenes, repulsivas y sanguinolientas escenas.

 ¿Es necesaria tanta violencia y desmembramiento de seres humanos? Me refieron concretamente a la saga Saw.

Lo que más me asusta de todo, es el acogimiento que está teniendo esta tipología de películas en el mercado cinematográfico. Estoy convencida de que “La violencia genera violencia”.

Aunque nunca he estado a favor de las censuras que opriman libertades, creo que ésta sería una idea aceptable por el bien de la humanidad. Me niego a aceptar este tipo de películas como algo normal. ¿Dónde está la coherencia?

Este mundo se está resquebrajando poco a poco. Guerras, revueltas y violencia alrededor del planeta, y sólo se nos ocurre visionar películas sanguinolentas para acostumbramos a darle menos importancia a la vida humana. Nos estamos convirtiendo en una sociedad transtornada en busca de experiencias más reales. ¿Qué esperamos descubrir alejándonos de la realidad con horror?

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Diario de a bordo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s